En el Cielo

Cuando estás en el cielo, no preguntas: ¿qué tal, cómo estás?

Porque ya sabes la respuesta: ¡estoy en el cielo!

No preguntas: ¿cómo te ha ido esta semana?

Porque ya conoces la respuesta: allí estuviste, mirando la cara del padre.

Ni siquiera hubo semana ni mes; no existe el tiempo en la presencia del eterno.

No tienes necesidad de preguntar, porque ya tienes todas las respuestas: estás mirando la cara del omnisciente; eres uno con Él.

Nunca tienes anhelos por alguna compañía; por lo que tienes a todos los otros ángeles como compañeros permanentes.

Nunca te sientes solo porque siempre estas lleno de la eterna amistad.

Cuando cantas, todos los sonidos son siempre perfectos. Están siempre en harmonía perfecta con todas las otras voces. Nunca hay ningún error, jamás.

Cuando cantas, todas las canciones te llenan siempre el corazón, porque las canciones siempre vienen del Espíritu, y el Espíritu está siempre en ti, siempre.

Cuando oyes, siempre escuchas los perfectos tonos, las perfectas palabras, las perfectas alabanzas. Sólo escuchas alabanzas.

Cuando hablas, siempre dices las palabras perfectas.

Porque nada más importa: no hay nada más de todo modo; todo lo que se dice son palabras de alabanzas. ¿Que otro tema pueda existir?

Pues, veamos:

¿Casarse? Ya ha recibido los compañeros perfectos. ¿Porque desearías formar un hogar, tu propio rincón del cielo? La mujer buscando a un protector, y el hombre buscando su apoyo. ¿De donde vendría entonces la necesidad de protección, de apoyo, o de crear un rincón de cielo cuando todo es Cielo, donde siempre se encuentra el gran protector y el consolador está siempre contigo? ¿Qué apoyo necesitarías que a ti te ayudara y para cual propósito?

¿Negocio? ¿Qué necesidad hay de alguna actividad? ¿Acaso no todas tus necesidades están satisfechas a la perfección?

¿Y cuáles son esas necesidades? ¿Habrá algunas acaso? Porque no hay deseo sino aquel de estar lleno en amor y harmonía. Y eso es solamente lo que se está proporcionando. ¿Que pueda comprar el dinero que ya no se dé libremente? ¿Amor? ¿Paz? ¿Harmonía? ¿Qué riqueza mayor de eso podría existir para un cuerpo que no necesita nada más, es incorruptible, perfecto, y es Uno con el creador de todo?

¿Manejar algún vehículo? ¿Qué necesidad hay de algún automóvil? ¿No ves que adonde quieras ir, allí ya estarías? Y por donde vayas, allí estaría Dios. Y todo lo que desearías sería ser unido a Él. Entonces no existe ningún deseo ni necesidad de ir a ninguna parte. Por lo que no hay mejor lugar sino donde se encuentra Dios.

¿O sí?

¿Hablar de construcción? Si construir provee un abrigo, ¿defensa en contra de qué lo necesitarías? No hay ningún peligro para nada allí. Dios es tu escudo, y tú eres Uno con El.

Y si hacer edificios es una manera de expresarte, ¿que se podría construir si tu autoexpresión es de siempre glorificarle a Él, cuando ya está Él glorificado plenamente? ¿De qué manera tu propio ser pueda aun existir aparte en un lugar donde Dios es Uno y tú eres uno con Él? Expresarte a ti mismo requiere el concepto de separación por el cual tu ser se encontraría independiente. Y ese deseo nunca podría entrar en tu corazón. Sería la antítesis de la unidad.

¿Y por qué razón quisieras tu andar por tu propia cuenta en el cielo? ¿Acaso se podría?

¿Correr? ¿Qué ventaja te traería? Tu cuerpo es incorruptible y no tiene necesidad de ejercicio.

¿Correr para llegar más rápido a cualquier lugar? Tu eres uno con el maestro del tiempo y espacio, todo lo que podrías lograr es estar donde estés. Podrías estar en cualquier lugar y en todas partes a la misma vez. Ni siquiera llegarías a pensar en el deseo de ir a otra parte. Allí ya estarías tú de una vez… Además, todos tus deseos serían de ser Uno con Dios; y todo lo que serías capaz de expresar son los deseos de Dios únicamente. Ni tendrías el menor deseo propio, ni tampoco conocerías el concepto. Por lo que cualquier deseo proviene de una falta, una escasez, y no hay escasez en el maestro de la providencia.

No tendrías boca para comer. ¿Que podrías ingerir que, al perecer en tu boca, te mantuviera viviendo eternamente? ¿Acaso él que da la vida no te mantendría vivo a ti también? Si tú eres uno con la fuente de la vida, ¿sería posible que en algún momento tuvieras que preocuparte por comida?

Ningún estomago para digerir, de todo modo. No hígado, no riñón para limpiar y  filtrar. No pulmón para respirar. ¿Qué aire se necesita cuando tienes todo el aliento que sea de la misma fuente del aliento?

No colon, no vejiga. ¿Qué necesidad hay de deyectar materia en descomposición, si tu cuerpo es incorruptible?

¿Qué necesidad hay de comer y consumir?

¿Qué necesidad hay de matar para comer?

¿Qué necesidad hay de cultivar frutas, vegetales, granos?

¿Qué necesidad hay de criar ganado? ¿Rezar por lluvia? ¿Preocuparse por enfermedades?

¿Cuál es el placer de la comida? ¿Traerte felicidad? ¿Acaso no hay una felicidad mucho mayor recibida de Él, que te deja la mejor de todas las comidas como insípida? ¿Y de dónde tu mente lograría concebir la existencia de un tal placer tan vano? ¿Y luego, porque gustarías de acordarte de eso?

¿Cuál es el placer de beber, cuando Su Espíritu te inebria al máximo?

Comida viene y se va, vino viene y se va, pero la llenura del Espíritu nunca puede salir del cielo: ¡ES el cielo! ¿Por dónde entonces la comida y la bebida lograrían reemplazar el Espíritu sea aun tan solo por un segundo?

————0————

Cuando miras la cara del Eterno y eres uno con Él, te encuentras enteramente en un estado de eternidad, de llenura eterna.

————0———–

¿Qué trabajo hay por hacer, si no hay necesidad de proveer ni comida, ni protección, ni compañía?

¿Lucir bien? ¿Qué se puede ganar con eso en un lugar donde tu belleza solo puede ser la de Él en primer lugar, tu superioridad inferior a la Suya, tus buenas acciones no significan absolutamente nada si no le alaban a Él, y solo puedes ser Uno con ‘El?

————0———–

Oh puedes pensar que debe de ser bastante aburrido estar en un estado de pura perfección.

Jeje, ¿lo has probado alguna vez? ¿Y no es lo que estás buscando lograr en cada uno de tus movimientos y deseos?

Cuando te quejas, ¿no es porque algo está mal, o sea, no está “perfecto”?

Cuando sufres, ¿no es porque algo está mal? –lo mismo.

¿Diversiones? ¿Películas, deportes, actividades? Seguro te gustan. Pero ¿a qué fin las buscas? ¿No es para escapar a tu rutina? ¿Y cuál es tu rutina? ¿Despertar y buscar comida? O sea trabajar para sobrevivir.

Y entonces buscas alivio de tu búsqueda de comida, o de construir tu abrigo que te protege de predadores, sean mosquitos o ladrones, zorros u otros. Así que buscas alivio, distracción. Aparentemente, buscar comida y protección no se encuentra tan placentero como lo parece si necesitas parar de vez en cuando.

Oh, ¿tú eres multimillonario y te gusta el tenis? Tienes docenas de casas y cientos de negocios, tienes miles de empleados a tu servicio – ¡honorable de tu parte que proveas algún chance a esa gente de tener comida y techo! Así que no tienes ningún pensamiento de que te falte algún día ni dinero ni comida; hasta el día que tengas hambre y te hayas olvidado tu cartera, tu teléfono, tu identificación, y te encuentres en un lugar donde nadie te conoce. Entonces allí empiezas a preocuparte por comida y techo. ¿Quién le va a dar a un extraño? ¿Lo has hecho?

Pero hasta ese entonces, buscas placer en el tenis (o pasear en barco, pescar,  jugar al futbol, o al golfo, las carreras, etc.). Y te enfureces porque se te olvidó tu raqueta. ¡Ahora tienes una necesidad! ¡Algo no está perfecto! Luego recibes una llamada de una de tus factorías que se ha inundado, o que un almacén se te está quemando. ¡Ahora algo más no está perfecto! Y en tu partido de tenis, perdiste. No prevaleciste. Y tus shorts se te rompieron. Y el biftec que ordenaste fue sobrecocido. El vaso de vino se derramó sobre tus nuevos zapatos de gamuza.

Así que ya te mueres por llegar a casa para mirar una buena película para distraerte de todas esa anomalías mundanas. Pero al final de la película, todo ha vuelto a tu vida, nunca te dejó. Escapaste por unos cuantos minutos, 110 en total, o 115, porque tuviste que pararla para servirte una bebida cualquiera. Fuiste transportado a un mundo de fantasía un mundo imaginario donde todas esas imperfecciones de la vida le pasaban a otro para cambiar. Es un mundo que se parece al tuyo, pero no es verdadero. Así te escapas de la mentira de tu realidad y entras en la realidad de otra mentira. Buscas alivio de la imperfección dentro de más imperfección buscando ella misma alivio. Encuentras excitación viendo destrucción, mentiras, conspiraciones; buscas alivio en los fracasos de otro para encontrar consuelo de los tuyos propios. Pasas de malo a peor para que en el camino de regreso, tu mundo se parezca a algún mejoramiento, un paso de vuelta hacia un mundo aparentemente mejor. Y te sientes consolado. ¡Sí! Al final de cuentas, buscaste consuelo; porque el día entero tuviste desilusiones. Desilusiones, porque esperabas perfección. Desde luego, perfección era lo que esperabas realmente. Sin embargo la buscabas en lo que no es ni puede ser perfecto.

Tal vez la película trataba del cielo. Entonces seguramente buscabas inspiración en que existe un mundo mejor, en alguna parte, de alguna manera. Tal vez algún día llegarás a encontrarlo.

Oh, ¿y habías ganado tu partido de tenis? Sí entonces, has experimentado una prueba minúscula de la perfección. Te llenaste de orgullo. ¡Eres el mejor!

Solo por hoy, solo para ese partido.

Absolutamente a nadie más le interesa. Tú quieres que les importe a todos; les compras regalos para que celebren. Esperas que vean lo grande que fuiste por algunos minutos. Te sonríen y sus labios expresan algunas felicitaciones inciertas mientras sus mentes están centradas en sus negocios y sus corazones perdidos en otro tiempo. Lo percibes, pero solo lo que quisiste era compartir con ellos el concepto de que la perfección existe, así sea por vistazos fugaces. No son los suyos por el momento. Ellos buscan sus propios caminos para encontrarla, esa burbuja rara de aire fresco en el fangal de la ceguera.

Así te pregunto: si el día entero buscas perfección, cuando la encuentres, ¿Qué te haría buscarle algún alivio que podría agradarte aún más? ¿Qué actividad o pasatiempo te causaría estar en un mejor estado que aquel estado de perfección?

En el cielo no hay hambre, ni fabrica inundada, ni almacén encendido. No hay partido de tenis que te haga sufrir pérdidas u orgullo del ganador. No shorts que se rompan ni zapatos que se manchen, ni necesidad de escape, ni películas, ni mentiras, ni mundo alternativo lleno de mentiras y decepciones (ese mundo está aquí).

En el cielo, todo está perfecto, siempre.

————0————

No hay camino hacia ninguna parte, porque el cielo es el mismo por donde quiera. Por donde vayas, allí está Dios, y lo único que quieres es estar con Él.

Cuando nos estemos mirando unos a los otros, solo lo estaríamos viendo a Él tales somos Uno con Él. Y su Espíritu brillaría a través de nuestras caras así que todo lo que verías y quisieras ver de todo modo es Él. ¿Quién soy yo de todo modo que tu quisieras verme a mi más que a Él quien es perfecto y te mantiene en un estado de paz y felicidad eternas? Y si soy yo que ves como perfecto, entonces sería Él que estarías viendo realmente, puesto que Él e yo seríamos Uno.

————0————

¿Entonces, que edad pareceremos tener? ¿Nos veríamos tan viejos como el día de nuestra muerte? Entonces, ¿Cómo un cuerpo incorruptible podría ser aquel de una persona enferma? ¿Deberíamos de lucir como un recién nacido? ¿O a los 25 años cuando nuestro cuerpo ha llegado a su tamaño adulto? Entonces, en cuanto a los niños que mueren, digamos aquellos que fueron salvados jóvenes, ¿deberían de verse mayores? ¿Qué ventaja todo eso tendría?

Si debemos de ser uno con el Intemporal, entonces ¿no deberemos de parecer como intemporales de igual manera a Él, puesto que solo podremos reflejarle a Él? ¿No crees que se encuentre muy vano entonces de presumir alguna edad por un simple parecer cuando estemos en un estado de edad indefinida?

————0————

En el cielo no tenemos nombres. Los nombres distinguen. En el cielo, todos queremos ser iguales: mirándolo a Él, como un solo cuerpo, una sola mente, y un solo espíritu: el Suyo.

¿Qué importa lo que fuera mi nombre? ¿Qué podríamos ganar tu e yo con mi nombre? ¿Qué necesidad tendrías de distinguirme a mí del resto si todo lo que soy es exactamente como tú: lo mismo, Uno con Él?

¿Qué te importa el color de mis ojos si mis ojos deben de reflejarle a Él, tal como tus ojos?

¿Por qué te tiene que importar lo que tendremos puesto, si lo que tendré puesto es Su gloria, la cual la tendrás puesta con la misma perfección?

¿Qué conversación podríamos tener si lo único que nos importará será hablar de Él, alabarle a Él, cantarle? ¿Qué podría importarnos más y que nos llenaría más que eso?

¿Qué tema nos importaría más y sería más interesante que la verdad y la perfección?

¿Qué experiencia podría yo traerte a ti que Él ya no te habrá dado? ¿Qué experiencia procediendo de mi te llenaría más que la de Él, la cual ya la estarías compartiendo?

¿Qué duda podría aun entrarte en un mundo de pura verdad, por la cual necesites formular alguna pregunta, siendo que ya estarías teniendo todas las respuestas?

————0————

¿Así que los Ángeles tienen nombres?

¿Qué es entonces un nombre? Todos los nombres en la biblia hebrea describen atributos de las personas teniendo ese nombre.

Así pasa con los Ángeles:

Gabriel:                        Dios es mi fuerza

Michael (Miguel):    ¿Quién es como Dios?

Rafael:                          Dios cura

Uriel:                             Dios es mi luz

Etc.

Así que todo se trata de Él y como actúa y vive en nosotros y a través de nosotros.

Que nombre entonces podrías tener que no sea aquel que Él escoja y que todos llamarán y que, cuando pronuncien “tu” nombre, estarán en realidad alabándolo a Él; porque en el cielo, la boca de uno sólo puede alabarle a Él. ¿Porque otra palabra tendría que pasar por tu boca?

En el cielo, conoces el pasado, el presente, y el futuro. No hay tiempo. Por lo que tú eres Uno con el Intemporal. Antes que empezara el universo, eres. Después del fin, eres. Porque Él es.

De otro lado, si tú no conoces el pasado o el futuro, entonces no eres Uno con Él, desde luego no estás en el cielo. ¿Dónde te encuentras entonces?

De paso, si no sabes algo, es porque te hace falta algo. Si te falta, entonces no estás proveído. Si no estás proveído, no estás en un estado de perfección. Si no estás en un estado de perfección, entonces no eres Uno con Él.

En el cielo, sólo puedes ser Uno con Él.

Entonces, si no eres Uno con Él, ¿dónde estás?

“Una casa dividida no permanecerá”

————0———–

En Él tienes el gozo eterno de la pureza.

En Él, el placer es tan grande que te hace olvidarte de ti mismo.

Sin Él, la vida no tiene valor, ninguna vida vale vivirla.

————0————

En el cielo hay mansiones.

¿Que son mansiones?

No son casas con paredes y techos. No tienen ventanas en contra del mal tiempo. ¿Acaso las paredes no están hechas para separar? ¿Y los techos para proteger? ¿Y no es Dios tu abrigo y puede existir separación? ¿No contraría eso el propósito de la Unión?

Mansiones son lugares de gran honra y honor. ¿Y que honra sería mayor a la de ser Uno con Él? Eso es lo que espera a los fieles.

¿Puede existir un cuarto con cama? ¿No está hecha la cama para dormir? ¿El sueño no está para restaurar nuestros cuerpos? ¿Y no tendríamos allí cuerpos incorruptibles? ¿De dónde entonces nos vendría la necesidad de restaurarlo? ¿Cuándo podríamos si quiera querer dormir o dormitar? ¿No seríamos Uno con Él que nunca se adormila o se duerme?  Y desde luego, ¿acaso no estamos buscando la paz cuando intentamos dormir? ¿Entonces, que sueno se necesita cuando eres Uno con la fuente de Paz? ¿Por qué razón quisiera uno dormir? ¿No es el cansancio una falta de energía causada por un cuerpo agotado? ¿Toda energía no vendrá de Dios? ¿Entonces, por qué razón un cuerpo que nunca puede agotarse y siempre está enchufado en la fuente eterna de energía pasaría por la necesidad de algún descanso? Además, ¿Quién podría querer dejar de sentir el máximo gozo eterno, así sea por un milisegundo?

¿Podrá haber un comedor? ¿Qué comida necesitaría un cuerpo incorruptible que una mesa y un cuarto especial se necesite?

¿Puede haber una cocina? –lo mismo.

¿Puede haber un baño? ¿Qué imperfección puede existir en un cuerpo incorruptible que haya alguna necesidad de desechar? ¿Adónde iría eso? ¿No seriamos perfectos?

¿Frio? ¿Calor? ¿No está el cielo perfecto? ¿Por dónde tendríamos necesidad de protegernos de eso? Un cuerpo perfecto no tiene sensibilidad a esos ni depende de esos para existir. ¿Acaso esos no varían entre sí mismos? Variar es cambiar. La perfección no cambia. Entonces, ¿por qué la perfección dependería de aquellos?

¿Privacidad? Si no hay necesidad de alguna actividad de baño, y uno no se duerme, y sólo lo que queremos hacer es siempre alabarle a Él y estarse todos juntos para mirarle a Él, ¿porque buscaríamos escondernos? Seríamos perfectos, así que ¿podríamos tener alguna vergüenza que esconder? Existiríamos solo para Él, entonces, ¿podríamos tener algún deseo de retirarnos privadamente?

Entonces, ¿porque una mansión en el cielo tendría que aparentarse a una casa en la tierra?

¿Y el mortero no proviene de polvo? ¿Y el ladrillo no está hecho de polvo? ¿Y la piedra no se desgasta también y se pulveriza?

¿Y la madera, no la forman la plantas sacando polvo de la tierra?

Y si una planta está viva, ¿podríamos aun llegar a pensar en cortarla? Se volvería corruptible, se podriría y se volvería polvo de nuevo. ¿Qué casa entonces duraría para siempre que los materiales con la cual está hecha no puedan perdurar?

Polvo al polvo. Desde luego el polvo no es un componente ni aquello hecho con tal.

Ni pared, ni techo, ni puerta, ni ventana, ni ladrillo, ni mortero, ni metal, ni madera, ni cuarto, ni baño, ni comedor, ni cocina, ¿Qué tipo de casa es esto que su nombre sea tan ilustre como para ser llamado mansión y que aun nada tiene y está hecha de nada?

–          Mansiones son ¡Honra y honor en las alturas!

————0————

Advertisements
Published on December 6, 2010 at 6:31 am  Leave a Comment  

The URI to TrackBack this entry is: https://jerusalembriar.wordpress.com/en-el-cielo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: